7:06 hs. | Mar, 16.Abr.2024

BUE clima T: 19°C  H: 61%

Norte | La majestuosidad de la naturaleza

El Parque Nacional Aconquija es una visita obligada al pasar por Tucumán

El milagro del agua le da gran parte de su encanto a la bella provincia de Tucumán. Pero todos estos surcos de fertilidad tienen un origen, y muchos de ellos coinciden en un lugar: el Parque Nacional Aconquija. Un reservorio natural de más de 70 mil hectáreas.

23.12.2022 17:04 | 

La maravilla de la vegetación de la zona contrasta con la imponencia de sus cumbres de nieves permanentes, que esconden más de 150 glaciares, un enorme reservorio natural de más de 70 mil hectáreas a sólo 115 kilómetros de San Miguel de Tucumán.

En el mes de noviembre La cámara de Diputados aprobó la Ley para la Ampliación del Parque Nacional Aconquija, cuya superficie ahora ascenderá a una totalidad aproximada de 85.000 hectáreas.
En las alturas de este enorme nevado precordillerano, con picos que superan los 5.500 metros sobre el nivel del mar, nacen muchos de los ríos que bañan a toda la provincia y la convierten en una de las más fértiles para el desarrollo agrícola. La pared natural resguarda también las ecorregiones de Yungas y Altoandes, junto a toda la biodiversidad de los Nevados del Aconquija en su ladera oriental.

Llegar a este enorme reservorio natural de más de 70 mil hectáreas es una experiencia impactante. A unos 115 kilómetros de San Miguel de Tucumán, yendo hacia el sur por Ruta Nacional 38 hasta Concepción y luego hacia el oeste, por Ruta Provincial 65 hasta Alpachiri. Luego se continúa por la Ruta Provincial N° 330 (12 km de camino consolidado). Finalmente, para arribar al parque, se debe cruzar el Río Jaya por un vado de acceso apto para 4x4. A tan solo 3 km por camino interno consolidado se encuentra la Oficina de Informes del portal Los Alisos y sus instalaciones con sanitarios, camping agreste y senderos interpretativos.

El área protegida se integra con el anterior Parque Nacional Campo de los Alisos, creado en 1995, y territorios aledaños al mismo. Protege las nacientes de los ríos Jaya y Las Pavas, que recorren el este de las sierras del Aconquija y desembocan en los valles y campos de cultivo tucumanos.
En cuanto a las condiciones climáticas, a la hora de visitar este maravilloso reservorio natural, el turista podrá sentir la caricia del clima subtropical serrano, con notables variaciones, debido a la altura. La temperatura media del verano ronda los 28° C en la zona baja y los 0° C en La Ciudacita (a 4.200 metros sobre el nivel del mar). Y la del invierno, desciende a 16° C en el piedemonte, y a -10° C cerca de las cumbres; con hasta 2.500 milímetros anuales de lluvia en los faldeos inferiores, concentrados en la época estival, y copiosas nevadas en las alturas.
El Parque Nacional Aconquija es una visita obligada al pasar por Tucumán

La temporada más recomendada para su visita es desde otoño hasta mediados de primavera. Las intensas lluvias veraniegas suelen cortar tanto el acceso vehicular como el sendero interno.
Respecto de la vegetación de la zona del Parque Nacional Aconquija, si bien la flora selvática es pródiga en especies arbóreas, merece destacarse la presencia del aliso del cerro (Alnus acuminata), que justamente da nombre al portal Campo de los Alisos. Aunque también crece en la selva, esta especie es característica del Bosque Montano, entre los 1.500 y 2.000 metros sobre el nivel del mar, donde forma asociaciones casi puras. Se la considera una especie muy útil para fijar y proteger suelos degradados debido a su rápido crecimiento y capacidad para fijar el nitrógeno atmosférico.
La fauna no se queda atrás en cuanto a diversidad. Hasta el momento se han registrado más de 400 especies de vertebrados, entre las que destacan guanacos, lobitos de río, el gato andino, la ranita montana y el ocelote. Además, en sus pastizales de altura puede encontrarse la taruca (Hippocamelus antisensis), cérvido declarado Monumento Natural Nacional.
Un párrafo aparte corresponde al loro alisero (Amazona tucumana), una especie endémica de las Yungas del noroeste argentino y sur de Bolivia. Este loro nidifica sólo en el Bosque Montano, entre noviembre y marzo. Durante el invierno forma bandadas que se dirigen a las zonas más bajas para alimentarse con los frutos del horco cebil y otras plantas del pedemonte.

El nacimiento del Parque Nacional
Aconquija se estableció formalmente como parque nacional en julio de 2018 para proteger los vitales glaciares de montaña, esenciales para proporcionar agua dulce a las comunidades río abajo. Al ser un Parque reciente, no posee aún muchas instalaciones turísticas, pero es posible realizar distintas actividades que maravillan al visitante con la imponencia del paisaje.
Muchos senderos conducen a las montañas y a lo largo del río que atraviesa el parque, y quienes se animan a la aventura, pueden pasar una noche en uno de los campamentos existentes, siempre y cuando se realice un registro online 48 horas antes del ingreso al sitio.
El parque nacional tiene tesoros culturales que los visitantes pueden descubrir en su itinerario, como el Pueblo Viejo del Aconquija o La Ciudacita, el Camino del Inca (Qhapac Ñan) y muchos más. Estos sitios son vestigios del paso y la permanencia durante siglos, de los pueblos indígenas que vivieron en el área.
Aconquija tiene varias entradas conocidas como portales. Cada uno de ellos es una oportunidad para sumergirse en los diferentes aspectos de la diversidad natural que esta reserva tiene para ofrecer.

Los portales de Aconquija

Con el establecimiento del Parque Nacional Aconquija, el área conocida como Parque Nacional Campo de los Alisos fue incluida como uno de sus portales. Hay tres recorridos disponibles para los visitantes, pero el registro debe realizarse ante la intendencia del Parque, antes de cada recorrido. El portal Campo Los Alisos es el único espacio que ofrece servicios básicos al visitante como recepción, información al visitante y zona de acampada gratuita.
El primer atractivo con el que nos encontramos es el Sendero Puesto “Los Chorizos”, que nos sumerge en un recorrido por la selva montana. La distancia que se cubre es de 4,5 kilómetros desde el Centro Operativo Santa Rosa. A lo largo del sendero, se podrá disfrutar de un lugar atractivo, rodeado de la naturaleza en todo su esplendor, con dos puntos de atracción en el mirador Arroyo Las Cañas y el Parador “El Lobito”.
El sendero Interpretativo La Selva Misteriosa es otro de los atractivos, que nos lleva a transitar por un sector de la selva montana, que en su recorrido y en 7 paradas interpretativas, permite observar algunos procesos importantes que en ella ocurren.
El Sendero El Pozón es un sector de la selva montana, llegando a un pozón natural del Arroyo Sufrimiento. Y La Mesada es un recorrido que atraviesa la zona denominada selva montana donde la diversidad biológica es sorprendente, para llegar luego al bosque montano. Desde la entrada al Parque, el ascenso demora entre 5 y 6 horas. Cuenta con un camping libre, fogón y baño para los visitantes.

Los atractivos más conocidos
Las Ruinas Arqueológicas de la Ciudacita o Pueblo Viejo están situadas a 4.400 metros de altura sobre el nivel del mar, envueltas de un paisaje único para capturar con las cámaras, donde se observan caer nevadas, durante gran parte del año. Forma parte del Qhapaq Ñan o Camino del Inca, el Sistema Vial Andino que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Este recorrido demanda un gran estado físico y cierta preparación en el ascenso de montañas. Se requieren 4 días de marcha para la ida y tres para el descenso.
El portal Campo de las Azucenas tiene su ingreso desde Monteros, continuando en dirección oeste 17 Km por la Ruta Provincial Nº 325 de asfalto, hasta la localidad de Yacuchina, de allí por camino de tierra accesible para vehículo doble tracción, hasta el río La Orqueta. A partir de allí, a pie, 1 km hasta el portal de ingreso al área protegida. Este sector no cuenta con servicios para los visitantes.
Este sendero del Campo de las Azucenas es conocido por ser una de las postales más buscadas de los senderistas durante el mes de octubre, cuando florecen las azucenas, y se aprecia como un gran tapiz colorido digno de ser admirado. Cabe señalar que para realizar estos recorridos es obligatorio registrarse en la Intendencia del Parque Nacional Aconquija e ir acompañado por alguno de los guías habilitados por la Administración de Parques Nacionales.

La leyenda de la Laguna del Tesoro
El ingreso se realiza desde la Ciudad de Concepción y continúa con dirección oeste durante 37 Km por la Ruta Nacional Nº 65, hasta el Portal Cochuna. Hasta la localidad de Alpachiri esta ruta se encuentra asfaltada, desde allí se toma por camino de tierra.
Al llegar, nos encontramos con el Camping Sumay Cochuna, emplazado en el parque provincial Cochuna, que en quechua significa “lugar donde se pasa”, quizás porque desde allí se accede a través de valles y quebradas a los más maravillosos paisajes del Aconquija.
Este camping es una opción única para los amantes de la naturaleza y para quienes deseen conectarse con la inmensidad del entorno de la yunga y de la montaña. El senderismo, los baños en el Río Cochuna, montar a caballo, disfrutar de una cena a la luz de las estrellas, son algunas de las actividades que pueden hacerse aquí.
Un microclima mágico, con temperaturas y humedad agradable, hacen de esta zona de Tucumán un destino único, en plena selva subtropical y con los nevados del Aconquija como telón de fondo. Para los más osados, se puede realizar desde el camping una expedición de trekking de casi 12 kilómetros para llegar a la Laguna del Tesoro, con un nivel de dificultad medio-alto. Quienes allí viven, mantienen viva la leyenda de la laguna, que cuenta que al estar cercados por los conquistadores, los habitantes originarios del lugar arrojaron allí sus bienes más valiosos para que aquellos no se los quitaran, y que un enorme toro negro con astas de oro protege para siempre estos tesoros.
Al estar ubicado en medio de la Yunga y sin intervención del hombre, este sitio se mantiene en su estado salvaje, alojando un riquísimo ecosistema que se nutre de la generosa humedad de su tierra y la enorme fronda de su vegetación. Un verdadero regalo de la provincia de Tucumán para todos aquellos visitantes que se animen a descubrirlo.


Parque Nacional Aconquija