7:24 hs. | Mar, 18.Ene.2022

BUE clima T: 19°C  H: 61%

Litoral | con el hechizo de la selva y Los misterios de la noche

El Parque Temático de la Cruz de Santa Ana fue marco de la cena de enamorados

El Santanero, el resto bar del Parque Temático de la Cruz de Santa Ana, ofreció la noche del 14 de febrero el marco ideal para la celebración del Día de San Valentín; la fecha que los enamorados hicieron suya para festejar el amor. 

15.02.2017 15:17 |  Ministerio de Turismo de Misiones | 

Una excelente selección musical en la impecable voz de Diego Benítez y el acompañamiento del pianista Ariel Contreras le pusieron ritmo y romanticismo a los platos que fusionan las corrientes gastronómicas que hay en la región, las que surgieron del encuentro de las distintas culturas del mundo que habitan la tierra colorada.

El clima ideal, la brisa, los árboles iluminados y una imponente luna que se dejaba ver entre los ejemplares de la selva le dieron el marco a la noche de San Valentín, celebrada en el Parque Temático de la Cruz de Santa Ana.

Se trató de una jornada particularmente sabrosa, cuidada, tranquila y sobre todo, muy íntima. Algunas parejas, otros en familia y algunos más con amigos optaron por celebrar ese día especial al pie del monumento más alto del país: la cruz de acero de 82 metros de altura que se erige sobre un cerro de 400 metros sobre el nivel del mar, para ofrecer la vista de las ciudades cercanas y de un paisaje imponente que regala Misiones, también desde las alturas.

Cerca de las 22.30 se encendió la magia con las primeras interpretaciones de los clásicos de la música romántica latina y con las dulces melodías de las canciones de nuestra región.
El espacio acondicionado para la ocasión hizo también su gran aporte: las mesas dispuestas dentro del restaurante y bajo los árboles, al pie de ese monumento gigante que cambia de colores de manera permanente y una luna extraordinaria que asomó entre las copas de los árboles.
La descripción no es solo una serie de adjetivos sino un rescate de emociones que el público entendió desde el primer momento, dejándose llevar y disfrutando de la propuesta.
La noche estuvo matizada por una fresca brisa y los sorteos que el Ministerio de Turismo de Misiones habilitó para que los presentes se lleven más recuerdos.

La selva, la música, la comida y por supuesto, la mejor compañía, conformaron el regalo ideal que los enamorados se supieron dar.
Estos encuentros con el hechizo de la noche misionera y los misterios de la selva van a seguir, prometieron desde la cartera provincial. Es que el ambiente se vuelve tan agradable que todos quieren volver.

Monedas