7:23 hs. | Mié, 26.Ene.2022

BUE clima T: 19°C  H: 61%

Norte | un campo típicamente rural

Una villa acunada por el viento calchaquí en Tucumán

Un nuevo establecimiento en La Ovejería, Tafí del Valle, propone una sorprendente experiencia rural para los cinco sentidos enmarcada en un paisaje de ensueño. 

29.08.2016 15:29 |  Ente Tucumán Turismo | 

La cresta de los cerros y la curvatura de las lomadas sustentan el intenso color del firmamento. De este lado del valle no tan conocido de Tafí, entre pliegues alfombrados de verde, una línea de humo anticipa la calidez de una construcción que pareciera emerger del propio suelo de la montaña, y se integra al entorno acunado por la inmensidad del paisaje.

“Es aquí donde la danza del cóndor, el canto de los pájaros, el balar de terneros y ovejas, el multicolor del valle y la humildad de su gente manifiestan el espíritu del lugar”
, anuncia la tarjeta de invitación Villa Rural San Miguel de la Loma, establecimiento con una propuesta singular en la provincia.

Entusiasmada, su propietaria Marta recibe con brazos abiertos y generosa sonrisa a las visitas, flanqueada por una escultura alusiva al nombre del emprendimiento. La elección del lugar se acentúa con el poncho tucumano que luce en la bienvenida.

“De casualidad vine hace tiempo y hace dos años y medio decidí instalarme aquí. Sólo fue sentarme un minuto y descubrir que este es mi lugar en el mundo”, rememora cuando se le consulta el porqué del lugar al iniciar el recorrido por el predio, entre animales de granja en corrales de pirca. Confiesa haber tenido en cuenta los consejos de una de sus hijas, licenciada en Turismo, para ofrecer a quienes la visitan una experiencia donde ningún sentido quede relegado. A las actividades como paseos en sulky, cabalgatas y caminatas, propone días de campo donde los visitantes puedan deleitarse con desayunos y meriendas de campo con productos propios. Las actividades se completan con asados al estilo tradicional, con estacas, clases de elaboración de pan de campo y espectáculos de folclore y tango.

De cómplices y padrinos

No fue fácil acceder a la compra del terreno: “Al principio me quería convencer quien me vendía el lugar que no comprara aquí, por la falta de agua, luz... ¡no había nada! Por eso comencé con un proyecto menos ambicioso hasta que mi hija me hizo cambiar de idea”, señala con una sonrisa.
Más no estuvo del todo sola. Con un asesoramiento especial desde Buenos Aires, Marcelo Vallejo, conocido panadero y pastelero de reconocida trayectoria también en medios y autor de varios libros, fue el “padrino” y el encargado de equipar la cocina del lugar, preparada para el trajín de un equipo profesional que atienda eventos de gran convocatoria, donde nada falta. Mientras, en Tafí del Valle, Carolina Martínez, propietaria de la Posada de Tafí y miembro de la Cámara de Hoteles y Afines Destino Tafí del Valle, la secundó con las gestiones y el conocimiento de proveedores y mano de obra local.

El Estilo
El estilo elegido fue un campo típicamente rural, con una onda muy de Tafí. “Busqué gente del lugar que conozca los vientos, la orientación y los terrenos, y di con Marcelo Mamaní y su gente. Ellos hicieron todo esto y levantaron desde el primer adobe hasta los bloques”, cuenta con orgullo. Esto se descubre con solo recorrer los dos niveles del lugar, el superior con una generosa vista desde donde se pueden disfrutar sus servicios al abrigo de la cabaña principal.

Lo que la distingue
“Buscamos atractivos para ofrecer a los turistas y a los lugareños. Brindamos días de campo los fines de semana con reserva. Estos consisten en un desayuno desde las 10 y de almuerzo un asado “a la llama” o un costillar al fogón criollo a la usanza de los comienzos, con cruces en palos de álamo. El fogón es con piedras y tierra”. La idea es que la gente participe en la preparación del asado y puede conocer de manera pormenorizada las técnicas para realizarlo. Mientras, otros pueden saborear un “Yerbeao” (bebida típica de la zona), realizar caminatas por el cerro Muñoz, paseos a caballo, en sulky, o participar de una clase para aprender a cocinar pan de campo en horno de barro.

Excelencia gastronómica
Este emprendimiento turístico se destaca, sobre todo, por su excelencia a la hora de dar a conocer toda su gastronomía gourmet. Contando con la mano de Marcelo Vallejo, está asegurada una fantástica experiencia culinaria.
Marcelo Vallejo es creador y director de una Escuela de Panadería y Pastelería que lleva su nombre e impronta. Cuenta con una reconocida trayectoria en esta actividad, transmitiendo con generosidad cada enseñanza y experiencia como forma de que este conocimiento continúe de generación en generación.
“Mi participación en la Villa fue en el equipamiento y puesta a punto del área gastronómica, pero volveré para brindar capacitación en panificación y pastelería en cursos cortos, abiertos a profesionales que deseen especializarse como también a entusiastas que deseen agasajar en su casa a las visitas”, apuntó Vallejo.
Su vocación e inspiración vinieron de la mano de sus abuelos,quienes también fueron Maestros Pasteleros y de quienes aprendió los secretos de este maravilloso oficio a través del cual “el panadero tiene el honor de transformar con su trabajo la materia prima en pan”.

Un poco de las instalaciones
Las cabañas están totalmente equipadas y especialmente decoradas para sentirse como en casa pero en el corazón del valle calchaquí. Cuentan con capacidad para cuatro personas, desayuno de campo, cocina equipada, calefacción, agua caliente, cochera, servicio de TV y DVD, Internet WIFI y baño privado.
Por otro lado, su restobar “La Galería” ofrece una variada y artesanal propuesta gastronómica que combina platos regionales con especialidades gourmet, entre las que se destacan sus tres variedades de café y más de 40 “blends” de té, que suman sus ingredientes para vivir una experiencia única e irrepetible.

+ info: www.sanmigueldelaloma.com.ar

Monedas