" />

7:35 hs. | Dom, 19.May.2024

BUE clima T: 19°C  H: 61%

Cías. Aéreas | En un avión de pruebas A350-1000

Airbus prueba nuevas tecnologías para mejorar la asistencia a los pilotos

Conocidas como DragonFly, las tecnologías que se están testeando incluyen el desvío automático de emergencia en crucero, el aterrizaje automático y la asistencia al rodaje. El objetivo es evaluar la viabilidad y pertinencia de seguir explorando los sistemas de vuelo autónomo para operaciones más seguras y eficientes. 

18.01.2023 13:06 |  Jeffrey Group | 

"Estas pruebas forman parte de los pasos que se necesitan para realizar la investigación metódica de tecnologías y así mejorar aún más las operaciones y aumentar la seguridad", declaró Isabelle Lacaze, responsable del demostrador DragonFly, Airbus UpNext. "Inspirados en la biomímesis, los sistemas que se están probando se han diseñado para identificar características en el paisaje. Esto permite a una aeronave "ver" y maniobrar con seguridad de forma autónoma dentro de su entorno, del mismo modo que se sabe que las libélulas tienen la capacidad de reconocer puntos de referencia."

En los ensayos de vuelo, las tecnologías fueron capaces de ayudar a los pilotos en una simulación de tripulación incapacitada en el vuelo, aterrizaje y rodaje. Teniendo en cuenta factores externos como la topografía de las zonas en que se realizan los vuelos, el terreno y las condiciones meteorológicas, el avión fue capaz de generar un nuevo plan de trayectoria de vuelo y comunicarse tanto con el Control de Tráfico Aéreo (ATC), como con el Centro de Control de Operaciones de la aerolínea.

Airbus UpNext también ha explorado funciones de asistencia al rodaje, que se probaron en condiciones de tiempo real en el aeropuerto de Toulouse-Blagnac. La tecnología proporciona a la tripulación alertas sonoras en reacción a los obstáculos, control de velocidad asistido y guía hasta la pista utilizando un mapa del aeropuerto específico.
Además de estas capacidades, Airbus UpNext está lanzando un proyecto para preparar la próxima generación de algoritmos basados en visión por computadora para avanzar en la asistencia al aterrizaje y al rodaje.

Estas pruebas han sido posibles gracias a la cooperación con filiales de Airbus y socios externos como Cobham, Collins Aerospace, Honeywell, Onera y Thales. DragonFly fue financiado parcialmente por la Dirección General de Aviación Civil francesa (DGAC) en el marco del plan de estímulo francés, que forma parte del Plan Europeo, Next Generation EU, y del plan Francia 2030.