19:26 hs. | Mar, 29.sep.2020

BUE clima T: 19°C  H: 61%

Destinos | LOS MANJARES DE LA MADRE TIERRA

Un viaje por la deliciosa cocina jujeña

Una provincia que mezcla en su gastronomia los legados ancestrales y los sabores de una región determinados por la agricultura, el clima y las alturas que hacen de los alimentos fuentes de variados manjares. 

14.08.2019 18:48 |  Ministerio de Turismo de Jujuy | 

La comida va “de la tierra al plato”, los diferentes platos gastronómicos recuerdan las raíces de culturas ancestrales. Mientras que la cocina gourmet se enriquece al incorporar ingredientes naturales.
Se puede disfrutar de los alimentos, de su proceso de elaboración y cómo por medio de un plato llegan a la mesa. No es solo un producto sino que representa toda una historia.
Un factor determinante en la agricultura jujeña es el clima y las diferentes alturas sobre el nivel del mar, lo que propicia diversidad en el desarrollo gastronómico.

En la Puna se hace imprescindible degustar la calapurca, cocida con piedras ardientes, una sopa majada, la tistincha o tijtincha, una cazuela de cordero o de llama, el huascha locro, los embutidos y diferentes picantes, de pollo, de lengua, de mondongo. Así como probar las diferentes formas y sabores de las papas que se cultivan con métodos ancestrales sin pesticidas ni químicos.

En las Yungas la exuberancia de las frutas tropicales: maracuyá, papaya, palta, plátano, acerola, pitaya, ananá, y el placer en platos inolvidables: humitas y tamales, tartas, yagua, ensaladas variedad con frutas y verduras, chicharrón de pollo y de chancho, api, anchi, arroz con leche, o mazamorra, comparten una gran paleta de sabores.

En los Valles, junto a los diques, la especialidad es el souflé de pejerrey, la trucha y los buñuelos con miel de caña de la zona. Imposible perderse de los quesillos con cayote, escabeches, asados, cabeza guateada, milanesa de quesillo, bollos o tortillas, helados con productos nativos fusionan lo tradicional con la cocina gourmet.

La Quebrada de Humahuaca sorprende con su variedad de papas, maíces, habas, humitas, tamales, empanadas, locro con verdeo, cazuelas de llama y cordero.
Los postres como dulce de cayote con quesillo, el anchi de pelón, o la tradicional mazamorra, aportan dulzor, mientras tortillas fritas y api de maíz son ideales para un tentempié.

Todo en su punto justo, acompañado de tiempos lentos paisajes autenticos y los frutos de la Madre Tierra, asi es la gastonomía en esta provincia del norte argentino.

Monedas