12:07 hs. | Jue, 21.Oct.2021

BUE clima T: 19°C  H: 61%

Buenos Aires | Trabajando para poner en valor la región

Coordinarían acciones para desarrollar proyectos turísticos en la Cuenca Matanza-Riachuelo

El ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, y el presidente de la Autoridad Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR), Martín Sabbatella, firmaron un convenio marco con el objetivo de coordinar acciones para desarrollar, en forma conjunta, políticas, programas o proyectos de carácter turístico y toda otra actividad que pueda llevarse a cabo en áreas de mutuo interés. 

13.11.2020 18:26 |  Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación | 

El Ministerio y ACUMAR asumen el compromiso de prestarse mutua y plena cooperación y colaboración, en el marco de sus respectivas competencias, para la realización de actividades vinculadas a la puesta en valor del patrimonio cultural y natural a través de la promoción del turismo local y sostenible en la Cuenca Matanza - Riachuelo, así como el intercambio de información y conocimiento que contribuya al cumplimiento de sus objetivos fundacionales.

Al respecto, Lammens señaló que “estamos trabajando para poner en valor toda la zona, no solo al puente transbordador, que es el único de Sudamérica y uno de los ocho del mundo, con un atractivo turístico innegable. Creemos que hay una gran oportunidad en el turismo como generador de empleo, con una gran importancia para el desarrollo estratégico de Argentina”.

Por su parte, Sabbatella destacó que ACUMAR impulsa y promueve capacitaciones, mesas de trabajo,Coordinarían acciones para desarrollar proyectos turísticos en la Cuenca Matanza-Riachuelo redes de apoyo e intercambios y busca desarrollar proyectos específicos que tengan por objeto crear circuitos y recorridos que acompañen a los diversos actores locales en busca de poner en valor el patrimonio cultural, social y ambiental de la Cuenca Matanza - Riachuelo.

“Estamos recuperando patrimonio para nuestros isleños y para la Comuna 4 de la Ciudad de Buenos Aires. Esperamos continuar con estas expectativas para seguir desarrollando la actividad turística y cultural de nuestras dos ciudades”, subrayó el intendente de Avellaneda, Alejo Chornobroff.

La Cuenca Matanza-Riachuelo comprende un territorio de más de 2.000 kilómetros cuadrados dentro del Área Metropolitana de Buenos Aires y abarca las jurisdicciones de catorce municipios del Conurbano y la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) en las que viven casi 6 millones de personas.
 

Cuenca Matanza - Riachuelo

La Cuenca Matanza Riachuelo abarca parte de catorce municipios de la Provincia de Buenos Aires: Lanús, Avellaneda, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría, La Matanza, Ezeiza, Cañuelas, Almirante Brown, Morón, Merlo, Marcos Paz, Presidente Perón, San Vicente y General Las Heras. Y atraviesa toda la Comuna 8 y parcialmente las Comunas 1, 3, 4, 5, 6, 7, 9 y 10, de la Ciudad de Buenos Aires. (Resolución ACUMAR N°1113/13)

Dentro de la Cuenca se pueden distinguir tres áreas: Cuenca Alta, Cuenca Media y Cuenca Baja. Esta división se debe a razones geográficas, económicas, políticas, sociales y a las diversas problemáticas que atraviesan las regiones.

Cuenca Alta: Paisaje predominantemente rural. Actividad primaria y agroindustrias.
Cuenca Media: Paisaje mixto urbano-rural.
Cuenca Baja: Paisaje predominantemente urbano. Actividad industrial y de servicios.

En la Cuenca viven aproximadamente 5.800.000 millones de personas. Esto representa el 15% de la población de la República Argentina y da cuenta de una alta densidad poblacional en una pequeña parte del territorio nacional, lo cual significa un severo impacto sobre el ambiente.

Las actividades productivas que se desarrollan en la Cuenca son la agropecuaria, fundamentalmente en la Cuenca Alta, y la actividad industrial . Las industrias radicadas en la región son de distinto tipo, pero por su impacto ambiental tienen mayor relevancia las del sector químico y petroquímico, las industrias alimenticias, curtiembres, frigoríficos, galvanoplastías y metalúrgicas. Se trata de la zona más urbanizada e industrializada del país.

Áreas protegidas de la Cuenca Matanza Riachuelo

En la Cuenca existen 12 Áreas de Protección Ambiental, su relevancia radica en que, además de posibilitar el desarrollo de una elevada diversidad biológica, proporcionan agua, alimentos y materias primas; contribuyen al control de crecidas y mitigación de inundaciones, la recarga de los acuíferos, la mitigación del cambio climático, el control de la erosión del suelo, y la purificación de aguas contaminadas.
La biodiversidad brinda a la sociedad una enorme cantidad de beneficios, muchos de los cuales son imposibles de sustituir. Además de su valor intrínseco, contribuye al control biológico de las plagas de la agricultura, la polinización de las plantas, la regularización del clima, la protección del suelo y la recuperación de su fertilidad, la fijación de dióxido de carbono (CO2), entre otros.
Si bien la Cuenca Matanza Riachuelo es una unidad ambiental altamente impactada por las diversas actividades antrópicas generadas en el marco del proceso de desarrollo económico y social de la región, mantiene aún componentes biológicos propios del ecosistema originario.

La flora
La Cuenca Matanza Riachuelo se encuentra ubicada en la ecorregión pampeana, caracterizada por el pastizal, en donde predomina la vegetación de estepa de gramíneas (pastos), en zonas costeras los bosques ribereños, los bosques en galería o matorral ribereño y en pequeñas fracciones parches de formaciones leñosas (bosques).
Entre los árboles se destacan el chañar, el tala, el ceibo y el sauce criollo, mientras que en la zona de bañados, las márgenes de los cursos de agua y otros terrenos bajos inundables, se desarrollan comunidades vegetales de especies asociadas a ambientes acuáticos, como los cortaderales, totorales, juncales y camalotales.
La fauna
En la actualidad existen pocos mamíferos nativos, pues han sido desplazados como resultado de la profunda transformación de sus ambientes naturales. A pesar de ello, pueden encontrarse coipos, tortugas, distintas especies de anfibios y moluscos, lagartos y culebras, además de aves como garzas blancas, biguás, taguatos, horneros, calandrias, benteveos, picaflores, chimangos, caranchos, jilgueros y lechuzas de campanario, cuya abundancia y diversidad es mayor en zonas no urbanizadas. Con respecto a la fauna ictícola existen pejerreyes, mojarras, dientudos, tarariras, palometas, bogas y viejas de agua. Sin embargo, éstos han desaparecido en buena parte del curso principal debido en parte a la ausencia de oxígeno disuelto en el agua y a la presencia de contaminantes, sobreviviendo sólo aquellos con mayor tolerancia como sábalo, bagres y chanchitas.
Los Humedales
Existen varios humedales en toda la Cuenca. Estos tienen la capacidad de retener el agua de las lluvias y las crecientes de los ríos, por lo que atenúan el impacto de las inundaciones. Además, son capaces de fijar los contaminantes presentes en el agua, como un filtro, gracias a la presencia de vegetación, que puede absorber metales pesados y degradar distintos compuestos orgánicos.
A todos estos motivos para proteger los humedales, relacionados con la gestión del agua, se le suma su riqueza biológica, e incluso cultural: las costas de arroyos y ríos, y la cercanía de las playas, fueron desde siempre elegidas por las poblaciones humanas para asentar y desarrollar sus sociedades, donde pudieran gozar de la facilidad de acceso al agua y las fuentes de alimentos.

En febrero de 2019, la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) celebró un convenio con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) para realizar en forma conjunta el Inventario de Humedales de la Cuenca Matanza Riachuelo con el objetivo de delimitar, caracterizar y tipificar, como herramienta para el ordenamiento ambiental del territorio y la gestión sustentable de estas zonas.

Monedas