3:57 hs. | Jue, 26.May.2022

BUE clima T: 19°C  H: 61%

Cruceros | EL IMPACTO DE LOS CRUCEROS Y LOS PROYECTOS

Los cruceros dentro del Plan Maestro de Infraestructura de Puerto Buenos Aires

Las Autoridades de la Administración General de Puertos S.E publicaron en el dia de la fecha, en su página web el Plan Maestro de Infraestructura de Puerto Buenos Aires que expone en detalle el desarrollo del proyecto de la modernización del único puerto federal de la Argentina. 

09.12.2019 16:50 | 

El sector crece cada año por la adaptación continua de los agentes a las necesidades y expectativas de los viajeros. Por ejemplo, entre 2017 a 2026 se espera la fabricación de 97 barcos (con una inversión total de 49.783 millones de euros), que crearán nuevos itinerarios e incrementarán los servicios a bordo. Las navieras ponen el foco en Asia y Norteamérica como origen de cruceristas y aspiran a atraer a un público más joven. Algunas de las medidas a implementar son incorporar más expediciones fluviales, de aventura, paradas en islas privadas y chefs de prestigio. Las estrategias se imponen por ruta y zona geográfica no por puerto, y la región sudamericana es una de las de mayor potencial tanto para la diversificación de la oferta, como de origen de cruceristas.

IMPACTO DE LA INDUSTRIA DE CRUCEROS
Al comienzo de las concesiones actuales, la industria de cruceros entendida como turismo de masas, no existía. Esto hizo que se deba atender en los mismos sitios de atraque e infraestructura planificada para la carga. Si bien se construyó un edificio para brindar servicios al pasajero y se fueron adaptando las comodidades al efecto, actualmente se siguen compartiendo las instalaciones.

Además de haberse sextuplicado la cantidad de pasajeros atendidos en la última década, se ha producido en esta industria la misma tendencia al gigantismo en el tamaño de buques que en el caso de los portacontenedores, lo que se refleja en el Puerto Buenos Aires triplicando la cantidad promedio de pasajeros que arriban en un buque en ese período.

Asimismo, y al igual que lo que se verifica para el rubro de contenedores, los buques con esloras mayores a 270 m, ya transportaban a más del 60% de los pasajeros atendidos en el puerto para 2016, Este contexto hace que el sector reclame nuevas condiciones para su funcionamiento en el puerto, tanto en infraestructura como en mejoras operativas.

La marcada estacionalidad  revela que esta actividad por sí sola no justificaría la infraestructura que necesita para su operación según los estándares mundiales del sector. Por lo tanto, debe convivir con la carga u otra explotación mientras estas condiciones se mantengan o procurar modificar las condiciones, tanto en masa crítica como en distribución de frecuencia de buques a lo largo del año.

El sector demuestra un enorme potencial de crecimiento en la región, además de haberse constituido en una unidad de negocios específica para el puerto y muy propia, ya que aquí no se encuentran posibles sustitos de recalada, lo que promueve alcanzar la masa crítica que impulse las modificaciones necesarias. Los turistas quieren llegar a la ciudad en sí misma y el lugar geográfico que ofrece el Puerto Buenos Aires es una ventaja comparativa de excepción, lo cual a su vez permite la explotación de ese suelo de forma complementaria a esta actividad. Esto hace que su lugar en la ruta sea indiscutible, siendo la competencia ya no entre puertos, sino entre derroteros a nivel mundial, por lo que la oferta debe armarse en colaboración con otros puertos de la región. Por lo tanto, este tráfico exige la infraestructura y la operación portuaria en el mismo sentido que la carga, adicionando la complejidad de la estacionalidad.

CONCLUSIÓN – ¿QUÉ HACER?

- Explotar desarrollos con comitantes por parte de la Autoridad Portuaria para financiar obras a su cargo. El punto anterior brinda un horizonte para explorar, relacionado con el doble cometido de financiar las obras de infraestructura y explotar las posibilidades que brinda en cuanto a la mejora en el uso del suelo y las actividades denominadas mixtas.

  • Modificar el diseño del puerto hacia sitios de atraque sobre un muelle corrido: Esto permite una mejor maniobra de atraque y amarre y una atención más eficiente al poder derivar grúas de muelle entre los sitios de atraque y mejorar el índice de productividad de muelle y el rendimiento de la superestructura, Además, la profundidad de diseño de los actuales muros de gravedad de los muelles no alcanza los 10 m, lo que limita la carga de los buques que se atienden. Para los muelles futuros se estiman 14 m de profundidad de diseño, lo que posibilita el dragado hasta ese límite (obviamente siempre que los canales de acceso acompañen).
  • Disminuir número de operadores. Para viabilizar el desarrollo del negocio y su rentabilidad, ya que el punto de equilibrio se ha modificado sustancialmente como se ha visto. Además esto permite una mejor planificación de las obras, una utilización más eficiente de la inversión y una productividad mayor, por un aumento del factor de ocupación del muelle, igualando las condiciones con la competencia.
  • Generar espacio exclusivo para la atención de cruceros. En la actualidad, el Puerto Buenos Aires atiende pasajeros y contenedores casi con exclusividad. Para un mejor aprovechamiento del suelo y una mayor eficiencia en su cometido, se hace necesario segregar las dos actividades principales. Asimismo esto posibilitará brindar al turista una mejor experiencia desde su ingreso al país, teniendo en cuenta la ubicación privilegiada del puerto respecto a los principales atractivos de la ciudad
  • Mantener la operación del puerto durante la transformación. El Puerto Buenos Aires mantuvo su liderazgo a través del tiempo pero perdiendo paulatinamente participación en el mercado. Las exigencias actuales no permiten perder ninguna línea, por lo que se deberán evaluar opciones que admitan efectuar las obras sin resentir la atención de la carga.
  • Procurar flexibilidad para crecimiento futuro. Se trata de planificar “de manera incompleta”, es decir, sin cerrar las posibilidades de infraestructura futura. El panorama que se enfrenta es cada vez más incierto por lo tanto se requiere un avance paso a paso y abrir un abanico de posibilidades desde la infraestructura.





















  • Situación general de la industria de cruceros
El sector turístico de los cruceros representa un porcentaje pequeño respecto al sector turístico general que en 2018 se encontraba en torno al 2-3%. Sin embargo, desde finales del siglo XX, el sector de los cruceros ha presentado una tasa de crecimiento muy elevada, siendo  la tasa media de crecimiento anual entre 1990-2014 del 7,63%. Según los últimos datos, el volumen total de pasajeros de cruceros ascendió a más de 28 millones de pasajeros en 2018, superando los aproximadamente 25 millones de pasajeros y siendo la región del Caribe el principal destino de los mismos con más de 11 millones pasajeros de cruceros.

La oferta de cruceros: Principales destinos de los cruceros
En el tráfico de cruceros se distinguen seis zonas principales de operación: Caribe, Mediterráneo, Norte de Europa, Alaska, América del Sur y la Antártida y Asia-Pacifico. Además de estas seis zonas, van apareciendo destinos emergentes pensados para pasajeros que ya han hecho algún crucero anteriormente.
Entre todas estas regiones, el Caribe es la región más demandada con un 34,4% del tráfico. Le siguen el Mediterráneo, que tiene una cuota del 17,3% y en tercer lugar el resto de Europa, sin  Plan Maestro de Infraestructuras del Puerto Buenos Aires | 45 incluir la zona del Mediterráneo, con un 11,1% del volumen anual de los pasajeros de cruceros

La demanda de cruceros: Países emisores de cruceros
A pesar de que el sector turístico de los cruceros representa un porcentaje pequeño comparado con el sector turístico general, en algunas regiones cobra una especial importancia.
En este sentido, destaca el mercado norteamericano donde cerca del 3,4% de la población realiza un crucero al año (ECC, 2010). Sin embargo en regiones como Asia, su penetración es mucho menor. En cuanto al número total de pasajeros, Norte América es la principal área geográfica emisora de pasajeros de cruceros, seguida de Europa occidental y de Asia.

Estructura y estrategia del sector de los cruceros

Sectorización del sector cruceros

En cuanto a la estructura del sector, el mercado de cruceros se puede segmentar en cuatro
clases diferentes: lujo, premium, contemporary y budget. Lo más habitual es que las líneas navieras cubran uno o dos tipos de segmentos del turismo de cruceros y, además, cubran cada  uno de ellos únicamente con un buque. Además, el segmento en el que se centra el buque está muy ligado al tamaño del mismo.
A continuación, se destacan algunas de las características de cada uno de ellos.
  • Segmento budget: Su principal característica es el precio, ya que es la base de la oferta. Se centra en un público joven y con menor poder adquisitivo. Hacen rutas de entre 3-7 días de travesía y su principal área de influencia es el Mediterráneo.
  • Segmento contemporary: Estos son los más extendidos y donde las líneas navieras más provecho obtienen de las economías de escala. Entre sus principales características se encuentran las instalaciones tipo resort a bordo de los buques y la facilidad para adaptarse a todas las edades, desde familias con niños gracias a programas de entretenimiento, a jóvenes, parejas y especialmente primerizos en el mundo de los cruceros. Este tipo de cruceros se realiza en grandes barcos con decoración tipo “Las Vegas” y sus zonas de influencia son Alaska, Caribe, Europa Atlántica y Mediterráneo en itinerarios que duran entre 4-7 días.
  • Segmento premium: Se trata de un producto más sofisticado que el contemporary, enfocado a turistas que suelen repetir en el turismo de cruceros en busca de algún aliciente más. La clientela principal se centra en un público de mediana edad, en torno a los 40 años y con un nivel de renta superior al de los segmentos anteriores. La duración de los itinerarios es ligeramente mayor a 7 noches y una de las principales fuentes de ingresos son las excursiones en tierra, diferenciándolas para clientes primerizos y repetidores.
  • Segmento de lujo: Este tipo de cruceros pone gran énfasis en el gran lujo, tanto en el destino como en el buque y las instalaciones a bordo. Otro de los grandes atractivos es la exclusividad, para lo cual utilizan barcos más pequeños con menos pasajeros y con un ambiente más formal. Su público objetivo son parejas y solteros con gran afinidad a los resorts de superlujo, para lo cual cuentan con grandes suites y habitaciones de gran lujo. Los itinerarios suelen ser de más de 10 noches y se centran en destinos exóticos y en puertos fuera de lo habitual. Además, no suele permitirse la presencia de niños, dotando al crucero de un carácter más formal y elitista.
Economías de escala
La aplicación de las economías de escala en el sector crucero tiene la misma motivación que en el resto del sector marítimo: disminuir el costo por unidad transportada, en este caso, por pasajero. Con la reducción de costos se ha podido reducir el precio por pasaje de los cruceros y así abrir este tipo de turismo a un público más amplio, convirtiéndolo en un producto más accesible y modificando la visión tradicional del crucero como un producto elitista únicamente reservado a las clases altas. La obtención de economías de escala está estrechamente ligada al tamaño de los buques. Los mega-cruceros son de los buques más grandes y modernos del mundo, analizándolos desde el punto de vista de las instalaciones de las que disponen. En algunos casos tienen que dar servicio a más de 5.000 pasajeros.

Tamaño de los buques
La principal clasificación asociada a los buques de crucero de navegación oceánica alude a su tamaño, clasificándose estos en pequeños, medianos, grandes y los nuevos mega-buques de
cruceros.
  • Buque de crucero pequeño: Tienen capacidad para entre 50-200 pasajeros y ofrece un servicio de muy alta calidad con atención personalizada. Este tipo de crucero está destinado a clientes con alto poder adquisitivo.
  • Buque de crucero mediano: Su capacidad se encuentra entre 500-1.200 pasajeros y sus principales ventajas son las pocas restricciones de acceso a puertos y muelles que tienen por sus características de tamaño.
  • Buque de crucero grande: La capacidad de estos buques se sitúa entre 850-3.000 pasajeros y en la actualidad son el tipo de buque de cruceros más extendido. Disponen de todo tipo de servicios, actividades recreativas e instalaciones a bordo que podrían encontrarse en cualquier resort turístico. Por destacar algunas, estos buques de cruceros tienen discotecas, casinos, centros comerciales, restaurantes, gimnasios,museos y galerías, spas, piscinas y otros tipos de instalaciones deportivas.
  • Mega-buque de crucero: Los mega-buques de cruceros tienen capacidad para más de 3.000 pasajeros y su construcción responde a la búsqueda de economías de escala. Los buques de crucero más grandes del mundo son la Clase Oasis de Royal Caribbean International. Estos buques tienen una eslora de 360 m, una manga de 65 m, capacidad para 6.360 pasajeros y 225.282 GT. Imitando a las grandes ciudades, incorporan el concepto de barrio, con cafés y bares simulando diversos ambientes, poseen un paseo exterior con grandes extensiones al aire libre, plantas y decorados naturales. Cuentan con instalaciones como dos simuladores de surf, una tirolesa, pista de patinaje sobre hielo, dos rocódromos, varias piscinas de adultos y de niños, parque acuático infantil, jacuzzis y espectáculos tipo Broadway.

Monedas