9:28 hs. | Sáb, 22.Ene.2022

BUE clima T: 19°C  H: 61%

Cuyo | con un paisaje imponente

La Rioja invita a vivir la experiencia de un viaje a los orígenes

En La Rioja, un conjunto de atractivos circuitos turísticos permiten el encuentro con un pasado milenario. 

03.05.2013 18:30 | 

Al mismo tiempo, ofrecen la oportunidad de ser parte de una experiencia única: una mixtura entre la quietud solemne de las tradiciones y lo insospechado de la aventura, para quienes buscan algo más que la admiración de un paisaje imponente.

En la zona de “La Costa”, una sucesión de pueblitos que bordean las imponentes sierras, se pueden degustar los tradicionales vinos caseros que atrapan por el sabor de las cosas “hechas en casa”. El mismo camino nos conduce al Barreal, escenario perfecto para la práctica de novedosos deportes como carrovelismo, que conjuga el sabor del vértigo y la adrenalina con la vida al aire libre. El escenario es ideal para dejar volar la imaginación y abandonarse a esperar lo inesperado.

Vivir la inigualable experiencia de contemplar el vuelo de los cóndores desde una butaca preferencial en la Sierra de los Quinteros reanima todos los sentidos. En el extremo sur riojano, a solo 180 kilómetros de la capital provincial, se encuentra la Quebrada del Cóndor, que es la morada de 150 cóndores que planean cerca, muy cerca, de los visitantes. Además de los sonidos, los colores y la rusticidad, también los aromas y sabores encuentran aquí el mejor lugar para confluir en una cazuela de cabrito de los llanos riojanos, para destacar la producción de esta carne en la región.

Vivir sensaciones. ¿Cómo explicar lo que se siente en el corazón de la emblemática Cordillera de los Andes? Allí, donde la tierra riojana se fusiona con el suelo chileno, un inmenso oasis azul ofrece una idea de paraíso en la tierra: la reserva Laguna Brava, habitada por vicuñas, guanacos y flamencos, maravilla a los osados aventureros con sus paletas de colores estridentes que contrastan con las pálidas nieves de los altos picos, como el Veladero y el Piscis, que emergen inmensos, teñidos por la furia del sol.

Beber una copa de torrontés riojano puede ser un hábito culinario interesante y único. Un enólogo puede hasta deducir las características de los suelos riojanos, del clima, del origen de la cepa incluso, o bien sugerir platos para combinar los sabores. Sin embargo, la experiencia de beber una copa de torrontés riojano entre los milenarios paredones colorados del Gran Cañón de Talampaya, esconde un sinfín de sensaciones particulares que son imposibles de describir o delegar a otros. Allí, donde el tiempo dejó su huella y la erosión un legado de figuras que parecen talladas a mano, se alberga un verdadero tesoro de belleza e historia que invita a descubrir los vestigios de un remoto mundo perdido.

La cocina riojana, sus vinos y sus aceitunas, el turismo rural, también presentan sus únicas, deliciosas e intensas opciones, que cuenta con gran diversidad de restoranes, bodegas y posadas, además de distintas actividades de recreación para todas las edades, como cabalgatas, trekking, cuatriciclos, 4x4, y parapente, entre otras.

Es por eso que La Rioja se propone imprimir un nuevo sello a sus atractivos turísticos y busca hacer hincapié en las vivencias, tanto culturales, culinarias, como también creativas y extremas, que puede tener cada persona cuando se acerca a un destino nunca explorado o cuando vuelve para descubrir otros matices de un lugar ya conocido.

Más información:

www.turismolarioja.gov.ar
DEJE SU COMENTARIO
Debe estar registrado para poder comentar
0 COMENTARIOS DE LOS LECTORES

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Monedas