17:22 hs. | Vie, 14.Dic.2018

BUE  T: °C  H: %

Síganos:

Argentina | GRANDES EDIFICIOS CON HISTORIA

Dos edificios declarados “Monumento Histórico Nacional”

Se trata de la Residencia del Embajador de los Estados Unidos de América y de la Embajada de la República Italiana, ambos ubicados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

03.12.2018 05:19 | 

La Residencia del Embajador de los Estados Unidos de Amércia fue el Ex Palacio Bosch Alvear, construido en el año 1911 y 1917, y fue la residencia del diplomático Ernesto Bosch y su esposa Elisa de Alvear, con un estilo clásico francés a cargo del arquitecto René Sergent.
En sus casi 90 años como residencia oficial del Embajador recibió a varios presidentes estadounidenses que visitaron el país, como F.D. Roosevelt, Dwight Eisenhower, George H.W. Bush y, recientemente, Barack Obama y la familia presidencial.
Dentro de la estructuración general del sitio –un ángulo del Parque de Palermo- el volumen del edificio aparece como un motivo importante en la composición del amplio espacio urbano.
Interiormente la distribución espacial se organiza según una serie de ejes sutilmente interconectados que componen distintas secuencias jerárquicas y procesionales.
Innumerables y sutiles juegos de simetrías, reflejos y continuidades hacen del conjunto una obra de singular jerarquía arquitectónica.
El Palacio Bosch-Alvear es una pieza de resistencia entre las sedes de embajadas Norteamericanas en todo el mundo, y ha sido testimonio de las relaciones entre Argentina y los Estados Unidos desde el año 1929.


La Embajada de la República Italiana, fue la residencia de la familia Alvear-Ortiz Basualdo fue construido en el año 1920 por el arquitecto Paúl Pater, una alta torre cilindrica coronada por una cúpula.
El proyecto del edificio en sus líneas generales fue diseñado por Federico De Alvear con la asistencia de un arquitecto dedicado a desarrollar aspectos técnicos y constructivos.
El edificio se implanta dentro del terreno y está apoyado en la medianera, rodeado de un amplio jardín.
La fachada principal se encuentra jerarquizada por su posición, alejada del portón de acceso y de la avenida.
Dicho espacio es tratado como una combinación de patio de honor y camino dentro del jardín, todo lo cual otorga a la construcción una apariencia de “hotel particulier” y, a la vez, de “villa”.
El conjunto se completa con una reja perimetral, un portón de acceso de imponente presencia y un pabellón de portería.
El edificio, un pabellón aislado como una villa rodeada de jardines, se estructura de manera tradicional en cuatro niveles: un subsuelo semihundido, planta baja, primer piso y mansarda.
El estilo elegido se inspira en la arquitectura francesa de mediados del Siglo XVIII.

Ambos edificios tienen historias maravillosas de la época, donde han circulado distinguidas personalidades.





 

Monedas