19:30 hs. | Vie, 20.Jul.2018

BUE  T: °C  H: %

Síganos:    facebook twitter RSS


Argentina | laberintos, maldiciones y monstruos

Tres leyendas urbanas en la Ciudad de Buenos Aires

Leyendas y misterios que permanecen en la historia y estimulan a conocerlos recorriendo la ciudad de la mano de guias especializados.

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

11.04.2018 07:58 |  Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires | 

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Tres leyendas urbanas en la Ciudad de Buenos Aires
El laberinto sin salida de Parque Chas
Queda terminantemente prohibido dirigirse a la manzana de las calles Berna, Marsella, La Haya y Ginebra. Si alguien se animara a dar la vuelta completa, aparecerá en cualquier otro lugar del barrio Parque Chas, menos en el que debería.
Cuenta la historia que en 1957 un grupo de exploradores franceses aceptaron el desafío y, luego de intentarlo, aparecieron en Villa Urquiza, un barrio ubicado a 3 kilómetros. Otra vez, unos urbanistas catalanes formaron dos equipos y caminaron en dirección opuesta con la idea de que se encontrarían en la mitad. No fue así: después de unos largos minutos, uno de los grupos apareció caminando detrás del otro.
La leyenda nació en un cuento del escritor Alejandro Dolina, quien habla de este barrio característico por su difícil trazado de calles circulares y concluye diciendo: “En realidad, conviene no acercarse a Parque Chas”.

La maldición de la Facultad de Ingeniería
No todo lo que brilla es oro y no todas las obras monumentales guardan historias felices. La actual Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires comenzó a construirse en 1912 bajo las órdenes del reconocido ingeniero Arturo Prins. Detallista y obsesivo, apuntaba a construir el edificio neogótico más sorprendente de la ciudad.
Todo comenzó muy bien hasta que en 1938, cuando ya había finalizado la primera etapa de construcción, misteriosamente se frenó el trabajo. Algunos hablaron de que los costos habían superado lo presupuestado y otros que los planos tenían un error de cálculo que, de continuar la obra, este terminaría en un derrumbe.
Prins murió un año después y las malas lenguas afirman que decidió suicidarse por no haber soportado el error cometido. En los años 50, un estudiante quiso retomar el proyecto y armó una tesis para continuarlo. No sólo no lo llevó a cabo sino que además jamás se recibió. A partir de ese momento, nadie más se animó a continuar el edificio que está en la avenida Las Heras, en el barrio de Recoleta, imponente e inconcluso.

El monstruo de la Reserva Ecológica
Una misteriosa criatura vive en este espacio verde de 350 hectáreas y nadie sabe cuándo volverá a aparecer. Diferentes historias a lo largo de los años hablan de un mamífero con tamaño de perro y características de rata.
Dicen que es un coipo, el animal similar a la nutria que vive en las costas del río. La primera vez que se oyó hablar de él fue en 1986, días después de que se inaugurara la Reserva. Entre tanta flora y fauna resulta difícil reconocer todas las especies y nadie se anima a realizar un diagnóstico acabado. Así nació la leyenda de “Reservito”, que según diferentes testimonios, se alimenta de carne humana y persigue a quienes caminan tranquilamente.
Grupos de jóvenes se han organizado más de una vez para enfrentarlo, pero nunca han tenido éxito. Sin hallazgos de cadáveres ni desapariciones inexplicables, “Reservito” hizo lo suficiente como para aparecer y desaparecer sin que fuera documentado. 
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar
Monedas